Skip navigation

es uno de los pocos dioses de los mitos que aun puede actuar libremente, pues la mayoría se encuentran dormidos, encerrados o limitados de alguna forma. Su conducta es extraña (incluso se podría decir más humana) si se compara con los demás seres. Es de los pocos que puede presentar algún servicio útil a sus sirvientes humanos, posee objetivos y suele manipular a los humanos para alcanzarlos. Incluso puede parecer humano y suele usar nuestro lenguaje, como ocurre en el cuento Nyarlathotep. Para el también es interesante causar locura y sufrimiento más que simple destrucción.

Es el emisario de los Otros Dioses y sirviente de Azathoth, todo lo que el pida será llevado a cabo al instante por Nyarlathotep.

Se sabe que él es capaz de aparecer en mil avatares diferentes, y nunca se han podido listar todas sus formas.

La asociación conocida como La Academia del Miercoles por la Noche fue unas de las instituciones que más luchó contra esta criatura. De entre sus más afamados miembros se encuentran: el Dr. Gilbert Grisom, el guardabosques George Sttobard, el acaudalado Mike Donovan, el agente del gobierno Edward McAllister, la mercenaria profesional Diane Sourtiere y la parapsicologa Alison Jones.

Nyarlathotep en Lovecraft [editar]

Nyarlathotep apareció por primera vez en el relato corto homónimo de Lovecraft (1920), en el que es descrito como un “hombre alto y oscuro” que se parece a un faraón egipcio. En esta historia vaga por la tierra, aparentemente reuniendo legiones de seguidores mediante sus milagros y sus extraños instrumentos mágicos, el narrador del relato entre ellos. Estos seguidores pierden la consciencia del mundo que los rodea, y a través del relato el lector pecibe como el propio autor cae en el mismo estado. La historia termina cuando el narrador se convierte en un soldado del ejército de Nyarlathotep.

Nyarlathotep (al que a menudo se le llama “El Caos Reptante”) aparece posteriormente como un personaje principal de “En busca de la Desconocida Kadath” (1926-1927), en el que de nuevo se manifiesta como faraón egipcio cuando se enfrenta al protagonista Randolph Carter.

El soneto 21º de los poemas de Lovecraft “Hongos de Yuggoth” (1929-1930) -que no deben ser confundidos con los Mi-Go de “El que susurra en la oscuridad”- está dedicado a Nyarlathotep y en esencia es una versión poética del relato corto “Nyarlathotep”.

En “Los sueños en la casa de la bruja” (1933), Nyarlathotep se aparece a Walter Gilman y a la bruja Keziah Mason (que había hecho un pacto con el dios) mediante la forma del “Hombre Negro de las brujas”, un avatar de piel negra del Diablo asociado con la brujería en Nueva Inglaterra.

Finalmente en “El que acecha en la Oscuridad” (1936), el monstruo de alas de murciélago, con tentáculos y que habita en la oscuridad en el desván de la iglesia de la secta de Starry Wisdom es considerada otra forma o manifestación de Nyarlathotep. Y aparece tambien en la continuacion de dicho relato de Robert Bloch.

Aunque como personaje Nyarlathotep aparece sólo en cuatro relatos y un soneto de Lovecraft (más que cualquier Primenio o Dios), su nombre es mencionado con frecuencia en muchos otros. Por ejemplo en “El que susurra en la Oscuridad” el nombre de Nyarlathotep es pronunciado con frecuencia por los hongos de Yuggoth en un ritual o alabanza, indicando que lo adoran u honran de alguna forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: